Sandisk Ultra Plus SSD 256GB, análisis

Para los más legos en la materia, las unidades SSD — siglas de Solid State Drive o Unidad de Estado Sólido — son dispositivos de almacenamiento que utilizan memorias Flash similares a las que encontramos en Pendrives en lugar de recurrir a la escritura de datos en una superficie magnética u óptica. Este tipo de almacenamiento se ha convertido en parte esencial de cualquier ordenador de alto rendimiento; nos ofrecen extraordinarias tasas de lectura y escritura de datos y nos proporcionan tiempos de acceso mucho más rápidos que los de los Discos Duros convencionales con platos magnéticos. Desde 2012 los SSD han experimentado una gran caida en costes de producción, lo que ha repercutido en increibles descensos de los precios al por menor, que hoy en día se sitúan incluso por debajo de 60 céntimos por GB de capacidad, haciéndolos mucho más accesibles al usuario medio y facilitando su generalización como medio de almacenamiento principal en ordenadores tanto de sobremesa como portátiles.

SanDisk Ultra Plus - unidad y embalaje

SanDisk es una de las compañías que ha mostrado una estrategia comercial más agresiva con respecto al precio de sus unidades, tanto en su serie estrella SanDisk Extreme SSD, como en la que nos ocupa hoy, SanDisk Ultra Plus, que en un escalón inferior al de sus unidades más avanzadas demuestra un rendimiento más que digno para un abanico de precios muy ajustado.

La unidad

Especificaciones completas
  • Modelo:SDSSDHP-256G-G25
  • Formato: 2,5 pulgadas
  • Capacidad: 256GB
  • Rendimiento nominal:
    • Lectura secuencial: 530MB/s
    • Escritura secuencial: 445MB/s
    • Lectura aleatoria: 82.000IOPS
    • Escritura Aleatoria: 39.000IOPS
    • MTBF: 2 Millones de horas
  • Consumo: 0.12W (activo)
  • Interfaz: SATA III 6Gbps
  • Medidas:100.5 x 69.8 x 7mm
  • Peso: 39 gramos
tweet

La unidad que hemos analizado, SanDisk Ultra Plus SSD 256GB se encuentra entre las más económicas de su categoría con un precio medio de 159€, más atractivo dadas las especificaciones técnicas del disco, que cuenta con tasas máximas secuenciales de 530MB/s y 445MB/s en lectura y escritura respectivamente en interfaz Serial ATA 3 6Gbps, con un rendimiento anunciado de 82.000 Operaciones E/S por segundo en lectura aleatoria y 39.000 IOPS en escritura aleatoria.

SanDisk Ultra Plus - grosor - Encima Ultra - Debajo Extreme

El dispositivo está especialmente ideado para su uso en ordenadores portátiles, especialmente en aquellos con un perfil bajo gracias a un grosor de apenas 7 milímetros, aunque gracias al espaciador incluido en el embalaje se adapta perfectamente a cualquier otro tipo de laptop. El SSD pesa unos escasos 39 gramos, prácticamente la mitad que su homólogo de mayor categoría, el SSD Extreme, que se va a los 79, y consume unos ridículos 0.12W (algo más de 1W en plena carga) una característica compartida en mayor o menor medida por todas las unidades SSD que las hace especialmente adecuadas para mejorar la autonomía de equipos con batería.

Primeras impresiones y entorno de pruebas

Lo más sorprendente de este SSD de gama media es la reducción del peso de la unidad — ya de por si muy bajo en todas las memorias de esta clase — con respecto a la unidad de serie Extreme. Por peso y medidas es especialmente adecuado para equipos de bajo peso y perfil delgado, como Ultrabooks, Netbooks y otros laptops compactos, aunque para la prueba hemos utilizado un equipo de sobremesa con adaptador de 2.5 a 3.5 pulgadas. El SanDisk Ultra Plus 256GB incorpora memorias Flash MLC producidas en sus propias factorías junto a Toshiba con un proceso de 19nm, motivo por el que el fabricante ha podido ajustar al máximo el precio de venta. Las memorias funcionan con una controladora SSD Marvell, que sustituye a las SandForce que SanDisk venía utilizando para la primera generación de unidades Ultra. Esta nueva controladora cuenta con un firmware desarrollado en la casa que implementa una solución de caché que mejora la vida útil de la unidad.

El equipo con el que se ha probado el SSD integra una controladora SATA III AMD SB950 configurada en modo AHCI con TRIM activado y una unidad principal SanDisk Extreme 128GB en la misma controladora. Para evaluar el rendimiento del SSD se han realizado tests tanto sintéticos como prácticos en el PC de referencia con CPU AMD FX.

Equipo de referencia

  • Placa Base: Asus Sabertooth 990FX
  • CPU: AMD FX8120 @ 3.1GHz
  • RAM: G-Skill 8GBXL Ripjaws X – 8GB DDR3 1600MHz
  • F/A: OCZ ModStream Pro 700W
  • SO: Windows 8 Pro 64-bit
tweet

Benchmarks

No nos dejemos engañar por las cifras, más importante que los numeritos que arroja el software de Benchmarking disponible es cómo nos sentimos con el dispositivo en el uso diario, que al fin y al cabo es lo que puede preocupar al usuario doméstico a la hora de adquirir unidades de almacenamiento, especialmente si se utilizarán como dispositivo principal de un equipo. No obstante, las pruebas sintéticas son importantes sin duda, y nos ofrecen una manera fiable de testar el rendimiento de nuestro disco duro o SSD. En esta ocasión he seleccionado CrystalDiskMark, y ATTO Disk Benchmark para comprobar cuán lejos puede llegar el SanDisk Ultra Plus.

CrystalDiskMark 3.0.2

En lectura y escritura secuencial, el SSD Ultra Plus de 256GB se queda relativamente cerca de los máximos anunciados por el fabricante, alcanzando las nada despreciables cifras de 487MB/s en lectura y 416MB/s en escritura. El test de lectura/escritura aleatoria 4K ofreció resultados bastante más realistas y comunes en este tipo de unidades, bajando a 23.08MB/s y 50.02MB/s respectivamente en lo que se refiere a bloques de 4KB, muy cerca de su hermano mayor el SSD Extreme de 120GB. La mejora en este campo es evidente cuando se pasa a 4K QD32 (32 peticiones simultáneas en 4KB) donde nos vamos hasta 183MB/s en lectura aleatoria y 161MB/s en escritura aleatoria.

CrystalmarkDisk

ATTO Disk Benchmark

ATTO utiliza datos de fácil compresión, con lo que resulta la herramienta ideal para comprobar lo cerca que llegan las unidades SSD a su máximo teórico. La diferencia entre clases se empieza a notar en este benchmark con el que medimos la tasa secuencial en diferentes tamaños desde 512 Bytes hasta 8 MB. El test me sorprendió con unos resultados que no me esperaba; al pasar de un umbral específico, según aumenta el tamaño de los archivos la unidad comienza a reducir su rendimiento, curiosamente al contrario que su homóloga de la serie Extreme, aunque alcanza con cierta sencillez los 530MB/s en lectura entre los 64KB y 512KB, casi llegando también a su límite teórico de escritura.

ATTO Disk benchmark

Cuando los archivos superan 1MB de peso las tasas de escritura y lectura decrecen hasta los 450MB/s y 350MB/s, lo que puede resultar perjudicial si manejamos archivos multimedia de gran tamaño, entre otros datos.

Transferencia de archivos

En el uso cotidiano de nuestro ordenador rara vez utilizamos una herramienta de benchmark; nos limitamos a utilizar nuestra unidad SSD leyendo y escribiendo contenido directamente o a través de algún programa. En la transferencia de archivos me he encontrado con un rendimiento más que decente, con una media de 340MB/s en escritura, copiando desde la unidad SSD principal un archivo de vídeo de 2.88GB, que tardó poco más de 8 segundos en transferirse completamente. Los 4GB hacen que esta tasa baje aproximadamente hasta 200MB/s, rendimiento que sigue bajando ligeramente cuanto mayor sea el tamaño del archivo a copiar.

Transferencia de archivos - escritura

Por suerte, la característica principal que va a hacer que nuestro PC sea más “rápido” en términos generales es la lectura. El arranque del sistema operativo, la carga de aplicaciones o la apertura de archivos dependen directamente de la velocidad de lectura que el SSD pueda proporcionarnos. Al hacer la prueba comparativa en el arranque del sistema operativo entre mi SSD personal y la unidad Ultra Plus las diferencias, si bien existentes, eran de apenas un par de segundos, pasando de unos 15 segundos de arranque desde el POST del ordenador a apenas 18 segundos con el SSD de prueba, quedándose ambos en una carga de 4 y 6 segundos respectivamente desde que el logo de Windows aparece hasta que la pantalla principal del sistema se ha cargado, una diferencia perfectamente soportable.

Pros, contras y conclusiones

En el espectro de precios entre 150 y 170 Euros que ocupa SanDisk Ultra Plus 256GB nos encontramos también modelos como OCZ Agility 4 con controladora Indilinx Everest, Samsung 840 (Basic) 250GB, o la popular Crucial M4 256GB, todas con un rendimiento bastante similar. Entre las ventajas del dispositivo de SanDisk cabe destacar la controladora Marvell derivada de la utilizada en unidades como la serie 510 de Intel, en oposición a las socorridas SandForce, que permite que el fabricante haya podido mejorar detalles como la durabilidad de las memorias, alcanzando una vida útil de 80TBW (TeraBytes escritos) No es el SSD más rápido del mercado, es evidente, pero por el precio sí parece una mejor inversión que otras soluciones de almacenamiento.

Como detalle negativo hay que hablar obviamente de esas caidas de rendimiento que la unidad parece experimentar según aumenta del peso de los archivos a tratar, un inconveniente que muchos usuarios avanzados no pasarán por alto y que podría hacer que el consumidor se decante por otros modelos. Este problema se ve acentuado por otro que también comparte el modelo Extreme, y es que a medida que se va llenando el espacio vacío, tal y como se puede observar en pruebas como la de CrystalDiskMark, el rendimiento se desploma. No obstante, en una escala global he terminado realmente satisfecho del funcionamiento de este SanDisk Ultra Plus SSD, que por un precio bastante económico (entre 60 y 65 céntimos por Gigabyte dependiendo del comercio) nos proporciona una velocidad de operación atractiva y un formato compacto que se adapta a casi cualquier ordenador portátil y de sobremesa del mercado, si no contamos aquellos tan delgados o pequeños que tienen que recurrir a modelos de 1.8 pulgadas, o de interfaz mSATA.

Sandisk Ultra Plus 256GB

Sandisk Ultra Plus 256GB
7

Puntuación final

7/10

    Lo mejor

    • Controladora Marvell
    • Vida útil 80TBW
    • Precio

    Lo peor

    • Caidas esporádicas de rendimiento
    • A menor espacio disponible, menor velocidad media

    Acerca de Luis Coves

    Designer.Gamer. Geek. Lazy. Home chef. Xboxliver. Dirijo Hercios.es y cuando me acuerdo escribo sobre tecnología y Gaming.