Parrot Zik, análisis

El mercado de los auriculares especialmente diseñados para dispositivos móviles se ha saturado en los últimos años con modelos de todas las formas y rúbricas posibles, y en un campo donde la mayoría mantienen un perfil bastante bajo, hay algunos modelos que sobresalen bien por sus características, diseño, o porqué no, ambas cosas. Ese es el caso de los Parrot Zik, unos auriculares Bluetooth de gama alta pensados para los que quieren todas las funciones posibles y una calidad de sonido muy alta. La casa de los manos libres para coches y los gadgets voladores de cuatro hélices (léase, AR Drone) ha echado el resto para producir un producto que la gente pueda recordar, tanto por su cuidado diseño como por la plétora de funciones y características disponibles.

Parrot Zik - detalle logo Parrot

El conjunto Zik es un todoterreno, al poder funcionar tanto a modo de auriculares para disfrutar de contenido multimedia como a modo de headset bluetooth para comunicaciones, gracias a su micrófono integrado cerca de la mandíbula. Los auriculares, diseñados por la prestigiosa casa Starck (sí, la broma es intencional) son un perfecto ejemplo de elegancia y funcionalidad en un solo producto, pero, ¿cómo son realmente y cómo se comportan en el día a día? Vamos a verlo.

Diseño y primera impresión

La mano de Philippe Starck es visible en el diseño del único set de auriculares de alto rendimiento de Parrot, con sus identificativos acentos en color naranja, y su acabado mezcla de diseño industrial con varillas telescópicas de aleación con superficie semi-satinada, tradicional con su arco y pads en una piel sintética de gran calidad, y moderno, apreciable en las dos copas con recubrimiento tipo goma e insertos de metal. No son especialmente llamativos, al contrario que otros dispositivos de categoría similar, como los socorridos Beats, o la serie Purity de Nokia basada en tecnología Monster Audio, aunque sí llaman la atención por su cuidada línea.

Sostener estos auriculares en la mano por primera vez es darse cuenta de la calidad del producto, tanto en acabados como materiales, ya que no se siente frágil, ni existen — como es de esperar en un dispositivo de gama alta — ruidos, chasquidos o bailes de piezas al manipularlos, extendiéndose suavemente el ajuste de cada lado, y con un suave aunque firme balanceo en las copas para ajustarse a la forma de la cabeza. Son sin duda más pesados de lo que podría parecer a primera vista, y así lo notas en cuanto los sostienes, pero de eso hablaremos más adelante.

El plástico utilizado en los auriculares es muy resistente y no cede al presionarlo, aunque el acabado que los hace muy suaves al tacto llega a desgastarse con el uso. Aún así, pese a que se raya con cierta facilidad, los pequeños desperfectos superficiales desaparecen de la misma manera precisamente gracias al acabado tacto goma. La piel sintética utilizada para el interior de las copas y para el arco de los auriculares es de gran calidad, aunque da la sensación de que no aguantaría los “abusos” diarios de un Power-User durante mucho tiempo, algo que igualmente podría suceder con piel auténtica.

Parrot Zik By Starck

La unidad pesa algo más de 350 gramos, y resulta ligera a la hora de usarse, aunque tiende a resbalarse por un agarre menos firme de lo esperado, la piel suave de la diadema y una pequeña descompensación en el peso que permite que el arco pueda ceder hacia delante o atrás con un movimiento brusco. En cualquier caso, la piel y el almohadillado de los auriculares resultan muy cómodos en sesiones largas y si no sois tan brutos como yo es posible que los Zik no se os resbalen tan fácilmente de la cabeza.

Hardware y características técnicas

Especificaciones técnicas
  • Imanes de Neodimio de 40mm
  • Presión de sonido: 110dB/V a 1KHz
  • Impedancia: 32Ohmnios
  • Conectividad: Bluetooth 2.1, NFC, jack Stereo 3.5mm
  • Batería: Iones de Litio 800mAh
  • Dimensiones: 150x198x80mm
  • Peso: 352 gramos
tweet
Parrot Zik es, como decía al comienzo, un auténtico todoterreno, no solo por la posibilidad de utilizarlos tanto para escuchar música como para utilizarlo como micrófono Bluetooth, sino por la tecnología usada en su fabricación. Los auriculares integra imanes de Neodimio de 40mm, tienen una respuesta de frecuencias de 10hZ a 20KHz y son capaces de alcanzar una presión de sonido de 110dB por voltio a 1KHz, una cifra muy respetable para cualquier set de auriculares normal, no digamos para un modelo inalámbrico. El headset icorpora un módulo Bluetooth 2.1 + EDR y NFC para emparejamiento rápido, así como un panel capacitivo que nos permitirá controlar las funciones más comunes como Play/Pausa (Responder/Colgar) Subir/Bajar volumen o incluso cambiar de pista, con gestos muy sencillos y cómodos.

Parrot Zik - Contenidos

Todos estos datos y especificaciones pueden parecer inocuas al leerlas todas juntas, pero cada una tiene una razón y una función que convierten a estos auriculares Bluetooth en un dispositivo a los que pocos se resistirían. Zik funciona con algoritmos DSP (Procesamiento Digital de Señal) que le permiten aplicar efectos para mejorar la calidad del sonido y adaptarlo a las preferencias del usuario, y ofrece un audio con profundos graves y casi dolorosos tonos altos si utilizamos el ecualizador incluido en la aplicación de control para Smartphones y subimos los niveles al máximo, ofreciendo todo el rango con una gran claridad. En el apartado de conectividad, además de el módulo Bluetooth del cual echamos de menos una versión más moderna, y el hardware NFC situado en la copa izquierda, contamos con un puerto MicroUSB que nos servirá para cargar la batería de iones de litio de 800mAh de capacidad incluida, y un puerto jack estéreo de 3.5 milímetros que podremos utilizar cuando nos quedemos sin autonomía o no podamos utilizar la conectividad inalámbricas, algo que viene muy bien por ejemplo, cuando tomamos un vuelo.

Funciones y uso

Al margen de la calidad de sonido, los auriculares de Parrot incorporan muchísimos otros caramelos que nos ha encantado descubrir. Llama la atención el interesante panel capacitivo integrado en la copa derecha, que nos permite, sin importar con qué dispositivo hayamos emparejado los auriculares e independientemente de si hemos instalado o no la aplicación para Smartphones, controlar siempre las funciones básicas de los auriculares, con gestos como desplazar el dedo arriba o abajo (volumen) atrás o delante (saltar pista) o con un pequeño toque (pausa/colgar) Todo un acierto para los que no acertamos nunca con los típicos botones incrustados en los auriculares y headsets. Otra de las estrellas de este headset es el pequeño sensor de presión situado en el auricular, que detecta cuando nos quitamos el headset y actúa en consecuencia parando la reproducción del contenido multimedia automáticamente, para que no nos perdamos nada hasta que lo coloquemos otra vez sobre la cabeza.

La característica, sin embargo, que me ha resultado personalmente más útil a la hora de utilizar estos auriculares ha sido otra. Siendo el orgulloso (y enfadado, gracias por rebajar el precio después de habérmelo comprado, Google) poseedor de un Nexus 4 había algo en el teléfono que hasta ahora no me había resultado en absoluto útil, el NFC. La experiencia de emparejar y utilizar estos Parrot Zik con el terminal de LG/Google ha sido excelente, por el simple hecho de poder echar a andar, acercar el smartphone a la copa izquierda de los auriculares, y voilà, se obra la magia, se activa el bluetooth, se emparejan los Zik y comienza a sonar la música, sin más. Para mudarme a otro dispositivo con el que hubiese emparejado el headset tan solo tenía que volver a acercar el teléfono al auricular izquierdo y se invertía el proceso, dejando el conjunto libre para uso ajeno. ¿Una nimiedad? es posible, pero en los detalles se encuentra la excelencia, y este en concreto es excelente.

Los Parrot Zik son capaces de ofrecer una serie de funciones adicionales que serán del agrado de muchos, gracias al motor DSP que incorporan. Mediante la aplicación disponible para smartphones y tablets iOS y Android podremos configurar la unidad para utilizar la función ANC (Active Noise Cancelling o Cancelación Activa de Ruido) que de acuerdo con la compañía es capaz de eliminar hasta 25dB de ruido externo para aislarnos y disfrutar más del potente audio que producen los tremendos auriculares con imanes de Neodimio de 40mm. La cancelación de ruido funciona utilizando los hasta cuatro micrófonos externos de la unidad (dos en cada lado) para analizar el sonido exterior, emitiendo ruido blanco en función de la cantidad de ruido externo para reducir su efecto, una cualidad común en muchos auriculares de gama alta, pero que no deja de ser una agradable sorpresa. La característica funciona, aunque la reducción real de ruido del exterior es más bien efímera, reduciendo el espectro medio del sonido ambiental, aunque no actúa con efectividad en tonos agudos, que se siguen filtrando, aunque en menor medida, hasta los oidos. La reducción provoca además una sensación curiosa que no todo el mundo aguantará (en mi caso me resulta bastante desagradable) y que se asemeja a los oidos taponados, como cuando subimos a gran altura, o viajamos en avión.

Pero el modo ANC no funciona exclusivamente con el sonido entrante; no nos podemos olvidar que Parrot Zik funciona también como headset bluetooth gracias al micrófono instalado en la parte inferior, y puede utilizar la cancelación activa de ruido para analizar y eliminar el ruido ambiental cuando hablamos, dejando únicamente nuestra voz. La calidad del audio es muy básica, en gran parte debido al limitado ancho de banda de Bluetooth 2.1, pero la diferencia en la calidad del sonido enviado al utilizar la cancelación activa es como hablar del día y la noche, y esto es algo sumamente importante si hablamos por teléfono en la calle, o algún otro entorno rico en sonido ambiental. Un punto enorme para Parrot y su tecnología ANC.

Parrot Audio Suite

Por otro lado contamos gracias al motor de procesamiento de señal digital, con diversos efectos para modificar el audio a nuestro antojo. Zik cuenta con un ecualizador que podremos utilizar siempre que sincronicemos la unidad con la aplicación Parrot Audio Zik, que nos permitirá modificar a nuestro gusto la potencia de salida de graves, medios y agudos en 7 bandas, con modos predefinidos y uno personalizable. El mismo DSP ofrece además un modo que el fabricante denomina “Concert Hall” (muy similar a los efectos de audio que se incluyen en el software de las tarjetas de sonido para ordenador) Esta función simula las características de distintas estancias (habitación pequeña, salón, salón de Jazz o Sala de conciertos) y nos ofrece la posibilidad de ajustar el ángulo de los altavoces para mejorar la experiencia de uso. Desafortunadamente esta función tampoco podrá utilizarse si usamos los auriculares con cable de audio o en un dispositivo que no pueda ejecutar la aplicación de Parrot, como ordenadores o videoconsolas.

En el apartado de la autonomía, Parrot anuncia unas cifras base de 6 horas de reproducción continua utilizando todas las funciones disponibles, y hasta 18 solo con la función de cancelación de ruido activada. El problema aquí no es que se cumpla la predicción de Parrot, sino que la misma base calculada por el fabricante es muy baja. La autonomía de estos auriculares palidece en comparación con otros dispositivos de categoría similar, y aunque es lógico por la cantidad de características que incorpora, no deja de ser un engorro. Sorprendentemente, aunque utilizando todas las funciones como se describe en las mediciones de Parrot he llegado a conseguir una autonomía ligeramente por encima de la anunciada, es cuando se desactivan los efectos y solo se mantiene vivo el ANC cuando he notado una mayor discrepancia, alcanzando cifras poco por encima de las 10 horas de uso activo, autonomía que si bien es suficiente para una larga sesión, se vuelve poco eficiente en el uso diario, porque hay que recargar la unidad a menudo, o recurrir a la conexión de 3.5mm.

Impresionantes auriculares e impresionante precio

Sin duda los Parrot Zik se encuentran entre los mejores auriculares bluetooth que he podido probar en mucho tiempo, y tanto los acabados y materiales como las múltiples funciones derivadas del DSP y la conectividad NFC y Bluetooth son satisfactorios. El conjunto cuesta en estos momentos unos 300 Euros en algunos distribuidores online, un precio similar al de productos de la competencia, aunque igualmente desaforado para bolsillos ajustados y excluyente para muchos consumidores.

¿Vale Parrot Zik lo que cuesta? no puedo poner en duda que el precio (actual) de estos auriculares bluetooth esté más que justificados, pero se me antoja fácil pensar que se podría haber reducido el precio de venta al público eliminando quizás alguno de los elementos del conjunto (bien en el diseño como en las especificaciones técnicas) aunque posiblemente ya no serían los mismos. Unos grandes cascos bluetooth que seguro harán las delicias de los más adictos a las tendencias, así como a melómanos portátiles que siempre llevan su smartphone cargado de música a todas partes. Pocos productos de esta categoría me han sorprendido como lo han hecho estos Parrot Zik. En lo negativo, siempre tendremos que destacar las pequeñas carencias a nivel de batería, con solo 800mAh que parecen insuficientes para los que más disfrutarían de este tipo de auriculares, o a nivel técnico, con la limitación del Bluetooth 2.1, comprensible en paerte, pero imperdonable teniendo en cuenta que cuando se lanzaron ya existían versiones más actualizadas, con mayor ancho de banda y más eficiencia energética.

Parrot Zik

Parrot Zik
9

Puntuación final

9/10

    Lo mejor

    • Gran calidad de sonido
    • Muchas funciones
    • Diseño elegante

    Lo peor

    • Autonomía ajustada
    • El plástico tacto goma se desgasta facilmente
    • Bluetooth 2.1, calidad de sonido en llamada insuficiente

    Acerca de Luis Coves

    Designer.Gamer. Geek. Lazy. Home chef. Xboxliver. Dirijo Hercios.es y cuando me acuerdo escribo sobre tecnología y Gaming.