SSD SanDisk Extreme II 240GB

Nunca fue mejor momento (por ahora) para comprar una unidad SSD. Los discos basados en memoria Flash están en su nivel de precio más bajo, rondando los 40 céntimos de Euro por cada GB de almacenamiento, y su rendimiento es óptimo en comparación con la unidades magnéticas tradicionales, que siguen siendo nuestro mayor aliado para el almacenamiento a largo plazo pero palidecen en cuanto a la velocidad de trasnferencia frente a la mayoría de SSDs modernos. SanDisk es una de las privilegiadas que tiene su propio proceso de fabricación de memorias NAND Flash, y aunque su nombre no es el primero que surge cuando hablamos de unidades sólidas, siendo mucho más conocida en el ámbito de los productos OEM para ensambladores/fabricantes de dispositivos móviles/portátiles y en el de las memorias SD/USB, es una compañía que ofrece una gran relación calidad-precio en sus productos.

SanDisk Extreme II hero

Hoy nos toca analizar una de sus últimas unidades, la SanDisk Extreme II de 240GB, un auténtico portento fabricado sobre módulos NAND de tipo Toggle MLC (Multi-level Cell) fabricados con un proceso de 19nm capaz de unos máximos teóricos en tasa de transferencia de 550/510MB/s en lectura y escritura secuencial respectivamente sobre la interfaz Serial ATA 3 (6Gbps). ¿Por qué son destacables estas unidades? al margen de la moda de los dispositivos con las socorridas controladoras SandForce, SanDisk ha optado por integrar una controladora Marvell junto a un firmware exclusivo desarrollado en casa, que permite exprimir un poco más las memorias NAND utilizando la tecnología propietaria nCache, que reserva una parte de la capacidad disponible y la usa como caché “estática” en modo “pseudo-SLC” de manera que además de acelerar las peticiones de escritura y lectura, se consigue alargar la vida útil de la unidad juntando en una zona determinada las pequeñas peticiones aleatorias (random read/write)

SanDisk Extreme II cabecera

Las SSD SanDisk Extreme II, a pesar de estar compuestas por memorias MLC, no entran en la categoría de unidades de coste reducido, como sus hermanas, las Ultra Plus, y su precio de venta es algo superior al de este tipo de SSDs, con unos precios por GB aproximados entre 50 y 70 céntimos de Euro, en función de la capacidad de almacenamiento. A este respecto también cabe destacar que su rendimiento a largo plazo será mayor que el de las unidades de menor coste, y por lo tanto pueden ser una inversión más segura si los utilizamos como disco de sistema. Estas unidades tienen un consumo ridículo de 0,22W, alcanza una tasa máxima de Operaciones E/S de 95.000 IOPS y tiene unas medidas de 70x100mm con 7 milímetros de perfil, aunque se incluye un pequeño marco elevador para llevarlo hasta 9 milímetros de grosor y poder instalarlo en equipos o carcasas que requieran este grosor estándar de unidades de 2,5 pulgadas.

SanDisk Extreme II 240GBSanDisk Ultra Plus 256GB
Formato2,5 pulgadas – 7mm grosor2,5 pulgadas, 7mm grosor
ControladoraMarvell 88SS9187 (Monet)Marvell SS889175
Memorias NAND FlashSanDisk eX2 MLC 19nmSanDisk eX2 MLC 19nm
Rendimiento Nominal
Lectura secuencial550MB/s530MB/s
Escritura secuencial510MB/s445MB/s
IOPS lectura95.00082.000
IOPS escritura75.00039.000
DurabilidadMTBF (Media entre fallos): 2.000.000 horas | 80TB EscritosMTBF 2.000.000 horas | 80 TBW

Como ya hicimos en su momento con el modelo Ultra Plus de 256GB, hemos realizado algunos tests convencionales a fin de medir el rendimiento real de la unidad, que sin defraudar en absoluto alcanza unas tasas muy interesantes en nuestra configuración, sobre chipset AMD 990FX y controladora Serial ATA III AMD SB950.

Equipo de prueba

  • Placa base: Asus Sabertooth 990FX
  • Controladora SATAIII: AMD SB950
  • CPU: AMD FX-8120
  • RAM: G-Skill RipjawsX 2x4GB DDR3-1600MHz
  • F/A: Tacens Valeo V 900W
  • S.O. Windows 8.1 Pro 64-bit
  • Unidades de apoyo: SSD SanDisk Extreme 128GB
  • Software:
    • AS SSD Benchmark
    • CrystaldiskMark
    • ATTO Disk Benchmark
tweet

Cabe decir antes de que leais los resultados de los diversos tests sintéticos a los que hemos sometido este SanDisk Extreme II, que aunque personalmente he quedado satisfecho frente a las cifras arrojadas por las pruebas, el margen de mejora con respecto a otras unidades no es extremo, lo que en parte se debe a que las controladoras SSD ya se mueven cerca de los máximos prácticos de la interfaz SATA, de ahí que las unidades de mayor rendimiento, usualmente dirigidas al mercado profesional y “pro-sumer”, y no al más amplio mercado de consumo, utilicen otra interfaz con un mayor ancho de banda: PCI-express.

CrystalDisk Info

La memoria SSD opera dentro de los parámetros habituales, con una temperatura en reposo alrededor de los 25 grados celsius que sube hasta los 30 grados cuando comenzamos a leer y a escribir en la unidad, aunque al someterla a pruebas intensivas, como la copia de archivos de gran tamaño o los tests sintéticos del software de benchmark AS SSD, podemos experimentar ligeras subidas de hast 5 grados por encima de lo normal, lo que no es muy destacable en una configuración de sobremesa con ventilación adecuada en la carcasa, pero sí es cuanto menos interesante si hablamos de equipos compactos, como Ultrabooks, en los que la unidad se instala muy cerca de otros componentes que generan calor. En cualquier caso, 35 grados no deberían ser en absoluto un problema ya que de acuerdo con el fabricante puede funcionar sin problemas en entornos hasta temperaturas de 70ºC.

ATTO Disk Benchmark es una herramienta muy útil para hallar las tasas de transferencia máximas de las unidades, ya que se basa en datos compresibles, permitiendo que la unidad brille, en especial cuando los tamaños de archivo comienzan a elevarse. Sin sorpresas, las velocidades de lectura superan los 500MB/s como límite superior, llegando a rozar los 530MB/s de lectura secuencial en archivos a partir de 1 Megabyte, cayendo ligeramente en tamaños superiores. La tasa de escritura máxima conseguida se sitúa en 473MB/s, algo por debajo de la tasa máxima anunciada por el fabricante, situada en 510MB/s (en un entorno controlado) Sorprendentemente, la ventaja con respecto a la unidad Ultra Plus (530/445MB/s) solo comienza a verse a partir de la segunda mitad de los tests, cuando el tamaño de los archivos crece, siendo incluso inferior en los archivos más pequeños.

Las pruebas con CrystalDiskMark posiblemente os ofrecerán una visión más real de lo que pueden dar de sí estas unidades, ofreciendo cifras más próximas a las que nos encontraremos en nuestro uso diario, desde lectura y escritura secuencial hasta las fragmentadas peticiones aleatorias, que hacen que cualquier disco SSD “sufra” con diminutos archivos de 4K, tanto con archivos susceptibles, como no subseptibles de compresión. Frente al modelo Ultra Plus y a un ya desgastado predecesor de la linea Extreme, el SanDisk Extreme 128GB, el nuevo Extreme II resulta vencedor en la mayoría de los terrenos, aunque por un margen bastante estrecho, resultando claramente superior en lectura y escritura secuencial ante ambos, con una media de 498.2MB/s y 448.8MB/s en lectura y escritura. Es en esta prueba donde se aprecia el trabajo de la nueva controladora Marvell y el nCache de SanDisk.

Cristaldiskmark

En las pruebas de copia apreciamos más de lo mismo; con clara ventaja frente al modelo de gama anterior, este SSD logra unos resultados bastante interesantes, y muy realistas con respecto al uso que un consumidor doméstico podría dar a la unidad en el día a día. Con una media de 280MB/s en transferencia directa de imágenes ISO y 154MB/s en archivos variados la ganancia de rendimiento es evidente, tanto frente a discos duros magnéticos como a SSDs menos modernos, o con mucho más trote (La unidad de referencia tenía utilizada un 84% de su capacidad total)

a SSD comparacion

Apuntes finales

Medir la valía de un SSD en base a datos objetivos como la velocidad de transferencia es muy sencillo, pero un consumidor busca algo más complejo; el éxito de una unidad de estado sólido en el mercado se determina tanto por el rendimiento bruto como por las funciones adicionales, los accesorios suministrados y por supuesto, el precio de venta. En este paradigma, la memoria SSD SanDisk Extreme II 240GB podría ser un digno contendiente frente a otros modelos de similar categoría, por unas cifras contundentes y un precio relativamente ajustado a sus características. No obstante tenemos que destacar también algunos detalles que no son tan positivos; y es que para aquellos más preocupados por la seguridad y privacidad de sus datos almacenados esta podría no ser la solución óptima, porque a pesar de que la controladora cuenta con soporte, la unidad no incluye capacidad de cifrado AES, ni parece que SanDisk vaya a incluirlo en una futura actualización de firmware. En cuanto al valor de conjunto, este modelo llega con un elevador adhesivo para poder adaptar la unidad al grosor estándar de 9mm, pero no incluye ningún accesorio adicional, como el kit de montaje para equipos de sobremesa (adaptador 2,5 a 3,5 pulgadas) En cualquier caso, SanDisk ha hecho un trabajo excelente en el diseño y construcción de un SSD para usuario doméstico que debería ser funcional durante bastante tiempo, sin degradarse en exceso debido al uso, al menos no en los primeros años.

Sandisk Extreme II 240GB

Sandisk Extreme II 240GB
8

Puntuación final

8/10

    Lo mejor

    • Alto rendimiento
    • Precio ajustado
    • Adaptador para grosor incluido

    Lo peor

    • Sin soporte cifrado AES
    • Kit de montaje por separado

    Acerca de Luis Coves

    Designer.Gamer. Geek. Lazy. Home chef. Xboxliver. Dirijo Hercios.es y cuando me acuerdo escribo sobre tecnología y Gaming.