Smartphones Low-cost en España

Los smartphones son dispositivos que un amplio de usuarios de telefonía móvil dan hoy en día por sentados, aunque el coste de estos los hace prohibitivos para, si no la mayoría, al menos una parte bastante extensa de consumidores. Las nuevas tendencias entre los operadores de apartarse del modelo de subvención de terminales en beneficio de cuotas más asequibles o de la financiación han puesto de manifiesto el precio real de este tipo de dispositivos. Los casos más evidentes son los de Apple, cuyo iPhone 5 se puede adquirir a partir de 669 Euros, o Sony, que ha puesto el mismo precio para su flamante buque insignia, Xperia Z, pero no sólo estos ejemplos son válidos. Aunque la “gama baja” de terminales móviles siempre ha estado presente en el mercado, estos modelos sufren de carencias extremas en cuanto a características y especificaciones para poder justificar su bajo precio, dejándonos con máquinas que si bien son extremadamente útiles en las manos adecuadas, a los más conocedores del tema les valen más bien de poco.

smartphones lowcost

La alternativa a los altísimos precios o los dispositivos más básicos se nos presenta con un término que muchos conocemos, y que algunos asocian irremediablemente con la baja calidad, el “Low Cost”. Los smartphones Low Cost se han empezado a labrar un hueco en el mercado con una premisa muy simple: integrar el hardware más avanzado posible por el menor coste de producción, y comercializar los terminales con un margen de beneficios más estrecho que el de los teléfonos “de primera calidad”. La cuestión es ¿Cómo accedemos a este tipo de terminal?

Importación de terminales asiáticos

El término Low Cost se ha venido aplicando desde hace un tiempo a los dispositivos de origen asiático (China, Taiwán) que llegan a nuestro país a través de canales de importación no oficiales, desde tiendas online extranjeras o con iniciativas de compra “al mayoreo” para un público más amplio. Este tipo de teléfono ofrece prestaciones similares a teléfonos que en occidente todavía cuestan más de 300 Euros, y suelen importarse a precios de entre 120 y 200 Euros por unidad, dependiendo de factores como el vendedor, la calidad del display, la cantidad de memoria o el número de unidades adquiridas.

w11Al comprar un móvil asiático no se cuida tanto la elección de la “marca”, pues a menudo los modelos comercializados son clones (o semi-clones) de otros modelos más populares, fabricados por distintas OEM y remarcados más tarde por el distribuidor. La responsabilidad del bajo precio de este tipo de smartphones recae principalmente en los SoC, o chips “todo-en-uno” que contienen desde la CPU hasta la unidad gráfica e incluso el hardware de comunicaciones. Mientras que para el mercado occidental se estilan los Samsung Exynos, Nvidia Tegra, o Qualcomm Snapdragon entre otros, China ha dado con una solución más económica en su fabricación.

Los SoC de MediaTek son los más populares entre los dispositivos de bajo coste porque su fabricación es mucho más económica — y su precio de distribución, por extensión, también — que la de otros chipsets más socorridos en el mercado mundial, gracias al proceso de 40nm, menos avanzado que el utilizado por los “grandes fabricantes”, que apuntan ya a los 22nm. La compañía, cuyos chips MT6577 se encuentran posiblemente en más del 90% de smartphones asiáticos de doble núcleo, aceleró la producción durante 2012 para poder cubrir una demanda sin precedentes, producto en parte del menor coste de la plataforma, pero también de su rendimiento, casi comparable al de modelos de más categoría. MediaTek lanzaba de manera oficial su nuevo MT6589 en diciembre, dando un salto importante para su futura implementación en dispositivos móviles no sólo de origen chino, sino de cara al mercado mundial. Este chip integra cuatro núcleos ARM Cortex-A7 y puede alcanzar de acuerdo con los primeros tests, mayor rendimiento que Samsung Galaxy S III con Exynos 4 Quad, lo que resulta todo una hazaña.

El nuevo MT6589 ha sido ya adoptado por firmas como ZOPO, muy conocida en la escena de la importación de smartphones asiáticos, o Lenovo, y también se baraja su uso por parte de fabricantes como ZTE, Alcatel, Huawei o Archos.

Riesgos

El futuro de los teléfonos móviles low-cost parece brillante del lado del continente asiático, aunque no es oro todo lo que reluce, y la importación — al menos en este momento — de estos smartphones conlleva ciertos riesgos que no todo el mundo está dispuesto a correr. A la hora de adquirir uno de estos modelos hay un gran inconveniente: tenemos que fiarnos de la palabra del vendedor. Es la práctica habitual en los sitios de importación asiáticos que los vendedores publiquen la información referente a sus productos, y desafortunadamente también es habitual que esta información sea poco precisa, o directamente incorrecta, en ocasiones sólo para seducir al comprador con características fantásticas. Los puntos concretos con los que hay que tener un mayor cuidado al elegir son:

  • La pantalla: A menudo para recortar gastos los fabricantes utilizarán displays de menor calidad que cuentan con un rango de color muy limitado. Normalmente según abanico de precios la pantalla va mejorando, desde resoluciones QVGA o HVGA para los más económicos (240p – 320p) a WVGA (480p) para el segmento medio, y en algunos casos HD 1280×720

  • Memoria RAM y almacenamiento: Otro caso de estudio; para adquirir uno de estos terminales hay que fijarse mucho en la cantidad de memoria disponible. Un truco bastante utilizado por los comerciantes, especialmente en los terminales más económicos es poner la información en otras unidades. Si veis que un teléfono tiene “4Gb de memoria” posiblemente quiera decir que cuenta con 512MB, ya que está anunciado en Gigabits(Gb), en lugar de Gigabytes(GB) (1MB = 8Mb) También hay que ser precavidos en este aspecto con el almacenamiento

  • Cámara: Sigue siempre esta máxima: “Más Megapíxeles no significa mayor calidad”. La mayoría de los terminales por debajo de un cierto presupuesto incorporan una cámara de baja calidad. Aunque te aseguren que toma instantáneas de 12Megapíxeles no utilices esto como un factor decisivo en la compra, porque lo más probable es que te arrepientas. Los sensores CMOS utilizados suelen ofrecer resoluciones máximas de 3 o 5MP, subiendo la cuenta a través de interpolación

  • Discrepancias en las especificaciones: Visitando una tienda online de importación es habitual encontrarse con que los detalles sobre el teléfono que quieres comprar están “duplicados”. Aparecen en la parte superior de la página de producto y quizás una o dos veces más a medida que haces scroll. Si encuentras discrepancias entre los datos ofrecidos en cada una de la lista de especificaciones, usa el sentido común y da por correctas las especificaciones más básicas. Te ahorrarás disgustos

Otros riesgos en la importación incluyen por supuesto los desperfectos que el producto puede sufrir durante el envío, ya que se realiza normalmente a través de correo ordinario y no asegurado desde el origen, a través de Hong Kong Post, China Post o Singapore Post. Y es este detalle el que nos lleva al punto quizás más crítico: cuando importamos desde un origen ajeno a la Unión Europea siempre correremos el riesgo de que el paquete sea retenido en aduanas, incrementando el precio final del producto al tener que pagar el impuesto correspondiente (IVA) y los gastos de gestíon de la oficina aduanera, o incluso que no podamos recibir el pedido porque no se encuentre disponible la información comercial del mismo. En general, la importación merece la pena hasta el punto que el consumidor quiera. Podemos arriesgarnos y salir ganando, como han hecho ya centenares de usuarios que podrían comparecer en favor de este método, y también puede crearnos terribles dolores de cabeza.

Smartphones asiáticos vendidos en España

Xtreamer AikiLa importación no es la única manera de adquirir un terminal de origen “chino” en nuestro país. Existen distintas compañías cuyo modelo de negocio pasa por elegir diseños en cualquiera de las muchas OEM chinas, o fabricar sus propios terminales “a medidas” utilizando un ODM (Original Device Manufacturer) que produzca los dispositivos en Asia a un menor coste utilizando tecnología china, para luego distribuirlos en nuestro país bajo su propia marca a precios inferiores a los de productos de fabricantes más conocidos. Entre estas compañías podemos encontrar nombres conocidos como Blu:sens, que lleva ya años haciendo esto y que comercializa tablets pero todavía no se ha atrevido con el mercado de los smartphones, o Xtreamer, que cuenta con un modelo en el mercado y está a punto de lanzar otros dos, y BQ, que estrenará el 7 de marzo su primer Smartphone.

bqaquaris_hires_0001¿Qué diferencia estos teléfonos móviles de los que podemos encontrar en China? Los modelos de BQ o Xtreamer son sin duda productos de origen chino remarcados para el mercado español. Ambas casas han confiado en los SoC de MediaTek y utilizan diseños similares a los de otros terminales que pueden encontrarse en canales de importación, pero su precio es ligeramente superior al de sus hermanos sin marca. Lo que los hace diferentes es que no dependen de un canal de distribución inestable, ni deben pasar por aduanas o sufrir peligrosos viajes hasta nuestra puerta. Estos fabricantes quieren compensar el extra en el precio de sus productos, virtualmente idénticos al catálogo asiático, con una garantía europea (2 años para cualquier aparato electrónico) Actualizaciones, soporte avanzado y un tiempo estimado de envío de 1 a 3 días. De nuevo, sólo le corresponde al usuario determinar si estas ventajas justifican ese incremento en el monto a pagar.

Las compañías tradicionales se apuntan al Low Cost a su manera

El final de 2012 y comienzo de este 2013 ha venido marcado por la apuesta de las compañías más conocidas hacia el Low Cost. Sin ser realmente la primera, Google dio el golpe de efecto cuando anunció lo que bien podría ser el smartphone quad-core (enfocado al consumidor europeo y americano) más económico del panorama, Nexus 4, que a pesar de un stock absolutamente inestable y una distribución poco menos que catastrófica, es un éxito de masas. Por 299 Euros uno se lleva a casa un terminal de características muy similares a las de rivales de 400, 500 e incluso 600 Euros, lo que resultaba casi impensable antes de este smartphone.

Google-nexus-4

Los terminales de bajo coste ya no son “la gama baja” de los fabricantes. LG lo ha demostrado con sus Optimus L, que ya van por su segunda generación y que han demostrado que no hace falta un iPhone 5 o un Xperia Z para tener calidad en nuestras manos. LG Optimus L9 es quizás el más claro ejemplo pese a salirse del “gráfico” con precios desde 260€. Cuenta con un procesador TI OMAP4430 dual-core a 1GHz, 1GB de RAM y una gran pantalla de 4.7 pulgadas, todo en un chasis muy cuidado que eleva el peso del conjunto a unos escasos 125 gramos. Pero el punto fuerte de este teléfono, y probablemente principal causante de su popularidad, es la gran batería de 2.150 miliamperios que le concede una autonomía elevada. Todo esto lo sitúa en una posición especialmente ventajosa frente a terminales de bastante más precio, demostrando que se puede conseguir un gran producto con un precio más reducido.

Optimus_L9_Lifestyle_Image2_1000

Estos teléfonos son en relación “potencia” – precio los menos destacables de las tres categorías de bajo coste que he cubierto en esta pieza, pero no por ello son descartables frente a sus homólogos de gama alta. En este mismo paradigma encontramos otros terminales, englobados en la categoría “Entry Level” como Sony Xperia U (dual-core,512MB RAM) a partir de 165 Euros, hermanos menores del L9, como Optimus L5 II y L7 II, o el más humilde de los HTC de doble núcleo, HTC Desire X. Puede que el mercado no esté preparado todavía para adoptar el “Low-cost” como tendencia al alza, pero viendo el ritmo al que estas unidades ganan popularidad es sólo cuestión de tiempo. Y vosotros, ¿Low Cost o “Buques insignia”?

Acerca de Luis Coves

Designer.Gamer. Geek. Lazy. Home chef. Xboxliver. Dirijo Hercios.es y cuando me acuerdo escribo sobre tecnología y Gaming.