Lenovo compra Motorola Mobility a Google

image

La multinacional de origen chino Lenovo ha cerrado un acuerdo con la americana Google para adquirir la división productora de dispositivos móviles Motorola Mobility, en la actualidad en manos de Google, que a su vez se hizo con su control en el año 2012. El sorpresivo plan de adquisición ha llegado al acuerdo definitivo entre las dos partes, y se llevará acabo por un importe aproximado de 2.910 millones de dólares, que se dividirán en un primer pago de 1.410 millones (660 millones en efectivo y 750 millones en acciones de Lenovo) y 1.500 millones de dólares a completar en un plazo de tres años.

Lenovo se hace de este modo con una división que Google adquirió para beneficiarse de su gran catálogo de patentes, dejando de nuevo a su hasta ahora propietaria sin un fabricante de dispositivos propio, sin haber llegado siquiera a estrenarse con un terminal de la casa en la familia Nexus. La compañía con sede en Pekín (Beijing) y Carolina del Norte está apostando muy fuerte por el terreno de los dispositivos móviles como ha demostrado en este último año con su gama de terminales para el mercado asiático así como múltiples tablets Android y Windows 8 para el mercado europeo y americano. Con esta adquisición, la firma pretende también establecer una presencia comercial mayor tanto en Norteamérica y Latinoamérica como en la parte más occidental de Europa para complementar su negocio de smartphones en mercados emergentes.

En 2013, Lenovo distribuyó la friolera de 45 millones de terminales de su propia factura alrededor del mundo, consiguiendo un crecimiento de este negocio fijado cerca del 90% con respecto al año anterior. Con esta compra, la firma pretende aumentar esa cifra hasta 100 millones de smartphones a un año vista, un objetivo que con la ayuda de Motorola parece posible. No obstante, el CEO de la multinacional, Yang Yuanqing asegura que su empresa “todavía no tiene un plan efectivo” pero que espera con confianza dar la vuelta a las cifras de Motorola.

Al contrario que Google, que por un motivo ahora más que evidente conservó la estructura técnica de Motorola intacta, Lenovo tomará control del negocio y dirigirá el roadmap de productos de ahora en adelante, asegurándose las decisiones sobre futuros dispositivos de la firma, que seguirá operando bajo la marca original para aprovechar su popularidad a nivel comercial. Asímismo la multinacional adquiere control y derechos sobre los productos actuales de Motorola, como los recién llegados Moto G y Moto X así como la serie DROID Ultra. Después de adoptar la filosofía Google de “Más por menos” en su último smartphone, Motorola se enfrenta a un cambio en su organigrama que en principio puede suponer una nueva dirección en el modelo de negocio que hasta ahora venía ejecutando.

¿Otra guerra de patentes o interés genuino?

“¿Por qué tengo tanta confianza? Tengo muchos motivos” – Yang YuanqingA estas alturas uno ha perdido ya la fé en la transparencia que las grandes multinacionales permiten en este tipo de acuerdos. Cuando Google decidió hacerse con Motorola Mobility, no quise creer que había sido solo un caso de “compra de patentes” a la que se asocia también “llevarse todo el cotarro”. Después de ver en estos dos últimos años cómo la firma de Larry Page ha administrado el negocio de Motorola, y particularmente después de esta venta sorpresa, está más claro que ese era sin duda el caso, o al menos el punto crítico de la operación.

Con este nuevo movimiento, Lenovo adquiere junto al nómada fabricante, una cartera compuesta por más de 2.000 patentes, así como todo el portfolio de marcas registradas de Motorola, un plato muy jugoso que siempre se han disputado las grandes como Microsoft y Apple, habitualmente envueltas en algún litigio relacionado con el uso y disfrute de tecnologías o ideas “con dueño”. Aunque Google mantendrá en su poder el “Advanced Technology and Projects” (creadores del Proyecto Ara de teléfonos modulares) de Motorola así como las patentes generadas por este grupo (que licenciará a Lenovo) se deshace de un catálogo de patentes que no les ha resultado tan beneficioso como pretendían, reforzando la sensación de que Page y Schmidt sobrepujaron al comprar al fabricante estadounidense. Para Lenovo sin embargo, esta compra a “precio de saldo” supone una inversión muy valiosa de cara a incorporarse al mercado occidental frente a gigantes de la talla de Samsung, o Apple, veteranas en el campo de la contienda de patentes.

Moto G Grip Shells

El interés de Lenovo parece ir más allá de las patentes, y pasa por expandir su radio de acción a Europa y América a través de una marca que resulta más familiar en occidente y con una experiencia que data de los inicios de la industria, en los años 70 y 80. Yuanqing está totalmente convencido “por numerosas razones” entre las que destaca que esta adquisición convertirá automáticamente a Lenovo en una de las grandes compañías productoras de Smartphones en Estados Unidos, y les proporciona una vía de comunicación con más de 50 operadoras móviles globalmente. ¿Hay esperanza para Motorola? El tiempo dirá, pero este fabricante, que en los últimos dos años ha ocasionado pérdidas millonarias a Google podría ser rentable una vez más con la ayuda de una estrategia más agresiva como la de Lenovo. Si por una parte esto abre las puertas a ver más dispositivos de coste reducido como Motorola Moto G basados en chipsets de origen chino como la serie de SoCs MediaTek de 8 núcleos, será un primer paso muy positivo, sin lugar a dudas.

VIANota de prensa Lenovo

Acerca de Luis Coves

Designer.Gamer. Geek. Lazy. Home chef. Xboxliver. Dirijo Hercios.es y cuando me acuerdo escribo sobre tecnología y Gaming.