Kojima, MGS5 y la sobresexualización de Quiet

Quiet - MGS5

Metal Gear Solid 5 es uno de los juegos más esperados para el futuro inmediato (o no tan inmediato) La promesa de un nuevo juego de una de las sagas más conocidas para los hardcore gamers, la disponibilidad multiplataforma y todas las gotas de información que el propio creador de la serie, Hideo Kojima, está dejando caer tanto en entrevistas con medios del sector como en redes sociales, están creando una expectación que en otra franquicia no tendría precedentes. Pero Snake (Big Boss) a pesar de ser el protagonista del título, no está recibiendo toda la atención de medios y usuarios por la polémica que se ha levantado en torno a otro de los personajes secundarios de Metal Gear Solid V, Quiet.

La silenciosa francotiradora imaginada por Kojima es la víctima indirecta de una gran discusión sobre la sobresexualización de los personajes femeninos en los videojuegos. La razón de esta guerra abierta entre Kojima y distintos medios e incluso otros desarrolladores son ni más ni menos que unos mensajes que de no haberse sucedido habrían dejado el tema en segundo plano. El jefe maestro de Kojima Productions y máximo responsable de Metal Gear Solid V hizo durante esta semana una serie de comentarios en Twitter acerca del diseño de sus personajes para esta nueva entrega del juego, dejando caer que en esta ocasión se había decidido por un aspecto más “erótico”, citando textualmente las palabras del diseñador.

Estos comentarios siguieron con algunas insinuaciones sobre la capacidad del personaje de Quiet para ser objeto de Cosplay (de la contracción de Costume Play, es el hobby de disfrazarse de personajes de videojuegos, manga/anime, películas…) Esto hizo estallar una bomba de críticas contra el desarrollador nipón por la supuesta sobreexposición de Quiet y su escueta vestimenta, limitada a unas medias en bastante mal estado y ropa interior… digamos poco discreta.

Curiosamente hasta que estos Tweets comenzaron a circular de forma viral, Quiet no había trascendido más que como otro personaje del nuevo juego de Kojima, sin interpretaciones sobre su vestimenta, o lo adecuado o no de esta. Después de la intervención de Kojima muchos medios se hicieron eco de los acontecimientos, señalando de forma quizás errónea que se había sexualizado al personaje para atraer más atención sobre el juego y hacerla más atractiva a los ojos de Cosplayers y público masculino en general. Tal fue el efecto de esta trascendencia mediática que incluso llegó a gente de la industria, como el diseñador de 343 Industries David Ellis, quien aseguró en un Tweet que el diseño de Quiet le parecía «repugnante». Curiosamente 343 Industries es la desarrolladora de Halo 4, el último título de la franquicia de Spartan-117 en el que Cortana, la IA que acompaña a Master Chief donde quiera que vaya tiene el diseño más “sugerente” de la saga.

La defensa férrea

Todo el movimiento alrededor del polémico personaje ha hecho que el mismo Kojima haga aclaraciones, de nuevo a través de Twitter y quizás no con las palabras más adecuadas, pues incluso dentro de estos mensajes los medios han querido “pescar” en aguas más bien estériles, algo de carnaza para alimentar la discusión. Hideo Kojima, sin entrar en detalles para no destapar nada más de la historia dentro de Metal Gear Solid V ha asegurado que el diseño tiene un motivo de peso detrás, y está atado fuertemente al personaje y a sus raices, a su manera de experimentar todo lo que le sucede (aparentemente mucho) durante su vida. Cataloga a este personaje como una “antítesis” del diseño de los personajes femeninos en los juegos de lucha, lo que ha hecho más sangre si cabe entre medios, profesionales y usuarios, y ha explicado como *las diferencias de lengua, raza, costumbres, cultura y preferencias” son parte de la “razón secreta” para su forma de vestir, y cómo la respuesta obtenida por todo el escándalo es “exactamente” de lo que trata MGSV.

El diseñador ha defendido su elección con todas sus fuerzas, yendo incluso tan lejos como para retar a los usuarios y la prensa al respecto. En su serie de Tweets ha dejado muy claro que cuando se conozca la auténtica razón para la forma de vestir de Quiet, os «sentireis avergonzados de vuestras palabras y acciones» aunque esto bien puede entenderse como un reto hacia el papel que el jugador tendrá en la historia, y no al usuario en sí.

Es evidente que Quiet, como personaje femenino, está totalmente sexualizado desde el punto de vista del diseño, y en principio no debería haber excusas para este tipo de trato, pero en muchas ocasiones, tanto en los videojuegos como en el cine y otras formas de expresión cultura, el arte y la historia mandan sobre las decisiones racionales, y en estos casos el creador, si se me permite la opinión, solo puede responder ante su obra, auque le ocasione problemas como el que Kojima está sufriendo para explicar su personaje.

El malentendido

Y es en este último punto en el que parece radicar la discusión en cuestión. Kojima habla Inglés, pero como cualquier persona cuya lengua nativa sea distinta al inglés, puede cometer algún error gramatical o de expresión cuando desarrolla explicaciones en un idioma distinto.

La elección de las frases inadecuadas, así como la malinterpretación de estos comentarios por parte de los medios parecen haber dado una mayor importancia a este tema, sacándolo de contexto y colocándolo en un plano totalmente distinto, en el que el diseñador no se ha sentido cómodo.

Cuando Kojima dijo que su personaje podría “no ser cosplayeable” (1)(2)(3) porque sería muy “erótico” (me da la sensación de que quiso decir “picante”) lo hizo en respuesta a las peticiones de algunas fans que le pedían información sobre Quiet y su diseño para crear disfraces lo más fieles posible al original, aunque los medios interpretaron justo lo opuesto, diciendo que había diseñado a Quiet con un aspecto más “erótico” para que las fans hiciesen Cosplay, algo que ya está sucediendo, valga el apunte. La elección de palabras también pareció fallarle al calificar a Quiet como la “antítesis” de los personajes femeninos en juegos de lucha, cuando en realidad parece más bien una parodia de estos. En cualquier caso, el fenómeno está fuera de control en estos momentos, y sinceramente creo que la reacción ha sido desproporcionada, especialmente si nos fijamos en los atractivos personajes femeninos que Kojima ha diseñado en la saga Metal Gear Solid, desde Meryl en MGS1 a Eva en MGS3, Paz en Peace Walker o las Bellezas de Metal Gear Solid 4: Guns of the Patriots.

¿Se aclarará por fin el origen de la vestimenta de Quiet? ¿Será suficiente para calmar los ánimos entre los críticos más duros con este asunto? Personalmente no podría importarme menos si Quiet mantiene sus rasgados harapos o viste como una monja en la versión final del juego, en cualquier caso estoy deseando volver a tomar el control de Snake una vez más.

Acerca de Luis Coves

Designer.Gamer. Geek. Lazy. Home chef. Xboxliver. Dirijo Hercios.es y cuando me acuerdo escribo sobre tecnología y Gaming.