Google adquiere Nest Labs por 3.200 millones

nest_thermostat

Google anunciaba ayer el plan de adquisición de la compañía Nest Labs, compañía desarrolladora de dispositivos inteligentes para el hogar, por un precio de 3.200 millones de dólares. Según la nota de prensa publicada por Google, su nueva compañía seguirá operando independientemente, como sucedió con Motorola Mobility tras la adquisición por parte de la firma del buscador, y continuará desarrollando nuevos elementos para “reinventar” el hogar domótico del futuro.

Google nos permitirá cambiar el mundo más rápido de lo que habríamos podido solos

Nest Labs saltaba a la fama en 2011 al crear el termostato inteligente Nest, un producto que supondría la “revolución domótica” en el siglo XXI. Con un diseño muy futurista, Nest destaca ante todo por su funcionalidad, más allá de la de un regulador térmico al uso. La máquina aprende de nuestros hábitos a medida que lo utilizamos y es capaz de regular la temperatura del hogar de manera autónoma a través de patrones, de modo que mientras se adapta a nuestras necesidades, es capaz de reducir el consumo energético al desactivarse o ponerse en un estado latente mientras no estemos en casa.

Aunque en principio la compra podría parecer fuera de lugar teniendo en cuenta que las dos compañías operan en áreas aparentemente muy distintas, cabe recalcar que Google ya había invertido una importante cantidad de dinero en Nest Labs a través de su compañía de inversiones Google Venture. Las implicaciones de incorporar a su catálogo de servicios y productos a una firma que desarrolla sensores y dispositivos inteligentes para el hogar son muy importantes para Google de cara al futuro, que parece más centrado que nunca en hacer más sencilla y cómoda la gestión doméstica a través de dispositivos inteligentes, área en la que Google ya tiene vasta experiencia gracias a Android.

Google y Nest, ¿El futuro de la domótica?

No es un secreto que la estrategia de Google frente a los dispositivos “Smart”, tanto tradicionales (smartphones, tablets) como las nuevas “prendas inteligentes” (Google Glass) pasa por su ecosistema móvil Android, y sería también de esperar que de algún modo la multinacional quisiera integrar este sistema operativo también en nuestros hogares utilizando Nest Labs como un discreto caballo de troya para ello despúes de fracasar con su primer intento, Google TV, a gran escala. Android ayudaría a estandarizar la interfaz entre todos los dispositivos inteligentes del hogar, desde el termostato Nest hasta cualquier otro aparato que pueda llegar de esta curiosa unión, mejorando la interoperabilidad y facilitando al usuario acomodarse al sistema con una curva de aprendizaje muy básica, abriendo la domótica a un público mucho más amplio, no especialmente “Tech Savvy“.

Pero el sistema operativo de Google ofrece algo más que una interfaz clásica intuitiva; la compañía de Mountain View ha integrado en Android uno de los sistemas de reconocimiento de voz más sólidos que se aplican hoy en día en electrónica de consumo, lo que con la ayuda de Nest Labs podría transformar en una gran ventaja en el campo de los hogares inteligentes, al permitirnos, literalmente dialogar con los dispositivos de nuestra casa sin tener que utilizar ningún panel físico.

Qué pasará en realidad a largo plazo es un misterio, pues como es lógico ni Google ni la recién adquirida (Con el beneplácito de los organismos reguladores) Nest Labs han ofrecido detalles todavía sobre el rumbo que llevará el desarrollo de nuevos dispositivos para el hogar, pero ciertamente se antoja muy halagüeño para ambas, siempre que la firma dirigida por Larry Page no decida abandonar el barco antes de tiempo, algo que ya ha sucedido en varias ocasiones con otros proyectos adquiridos y deshechados por Google.

TENÍAMOS UN GRAN IMPULSO, PERO ESTO ES UN COMO UN COHETE ESPACIAL

Este futuro Asimoviano en el que todos podríamos llegar a casa y preguntar a nuestro asistente doméstico digital si ha llegado correo, o si tenemos que reponer algún producto en nuestro refrigerador o alacena parece hoy más cerca ante esta colaboración. Solo falta calibrar la respuesta del resto de la industria ante la “amenaza monopolista” de Google, que cada día se parece un poquito más a aquella vieja Microsoft.

Acerca de Luis Coves

Designer.Gamer. Geek. Lazy. Home chef. Xboxliver. Dirijo Hercios.es y cuando me acuerdo escribo sobre tecnología y Gaming.