Iris Pro: Intel golpea a AMD donde más duele

Intel Haswell con Iris Pro

Intel sigue siendo a día de hoy el fabricante de las CPU (tanto en sobremesa como plataforma portátil) más populares y sobre todo potentes del mercado, pero desde que estos chips han comenzado a transformarse en pequeños sistemas todo-en-uno que incorporan tanto controladoras de memoria como GPUs, la competencia ha estado un paso por delante en este último aspecto. La serie de APUs (Accelerated Processing Unit) de AMD integra chips gráficos de la serie Radeon que son capaces de ofrecer un rendimiento bastante superior al de las hasta ahora estándar Intel HD Graphics serie 2000, 3000 y 4000, permitiendo al usuario de equipos de potencia media reproducir juegos de nueva generación sin demasiados problemas, sin la necesidad de adquirir una tarjeta gráfica dedicada, pidiendo a cambio una resolución más “humilde” para funcionar fluidamente. Los conjuntos de AMD nos permiten incluso el uso colaborativo de los chips Radeon integrados y una tarjeta gráfica Radeon HD instalada en el sistema a través de CrossFireX, con el fin de obtener mayor rendimiento gráfico.

Esta superioridad fue evidente cuando el segundo fabriante de procesadores x86 (y x64) lanzó su segunda generación de APUs Trinity, capaces de mover con los gráficos integrados títulos de gran exigencia como Deus Ex: Human Revolution, sin derramar una gota de sudor. Las APU de nombre en código Trinity, englobadas dentro de la paltaforma AMD Vision incorporan núcleos Radeon HD7000, con gran eficiencia energética y capaces de mover una cantidad de polígonos bastante superior a la de su rivales directos, los procesadores Core de Intel, tanto es así que una evolución de esta plataforma ha sido la elegida para ser el centro de las consolas de nueva generación, incluyendo por supuesto sus chips gráficos integrados.

Intel Iris comparacion

Sin embargo algo ha cambiado con la llegada de las CPU Intel Haswell, cuarta generación de procesadores Intel Core (i). La compañía ha desarrollado nuevos chips gráficos integrados capaces de mantener la compostura cuando el nivel de exigencia es muy alto. Intel Iris es esta nueva serie de GPUs que se encuentra en el interior de los encapsulados de unidades serie R de Core i5 y Core i7 Haswell. ¿Qué tienen los chips Iris que los hace tan especiales?

Intel Iris, e Iris Pro para los procesadores más avanzados, es algo más que una simple evolución de los Intel HD Graphics que se vienen utilizando en los últimos años para las unidades Core y Pentium de Intel. Iris tiene una frecuencia máxima de 1.3GHz, frente a los 1.15 de Intel HD4000, y es capaz de alcanzar un máximo de 832 GFLOPS (operaciones por segundo) frente a los humildes 294 de la plataforma anterior. La nueva serie de chips gráficos integra en los modelos más avanzados 128MB de memoria eDRAM (embedded DRAM) en el empaquetado de la CPU, especialmente diseñada por el fabricante de microprocesadores con un proceso de 22nm utilizado para SoCs (estructura de los nuevos Intel Atom utilizados para plataformas móviles) Esta memoria se utiliza como un “esclavo” de la caché L3 del procesador, y tanto la GPU como la CPU la utilizan automáticamente cuando la L3 no puede aceptar una petición (priorizando su uso por parte de la GPU) y tiene un ancho de banda total de 100GB/s. Y este es uno de los secretos que hacen de Iris una plataforma gráfica integrada mucho mejor, ya que gracias a esta memoria caché extra el chip Intel Iris Pro 5200 obtiene un ancho de banda de datos teórico de 25.6GB/s del propio chip y 50GB/s adicionales (bidireccional) llegando a codearse con chips dedicados como Nvidia GeForce 650M (sobre los 80GB/s).

Si los datos brutos significan tan poco para vosotros como para mí y os fiais más de las pruebas de campo, hay que decir que Intel Core i7-4950HQ (TDP 55W) con Intel Iris Pro 5200 es capaz de ofrecer resultados relativamente cerca de la citada GeForce 650M, y en comparación con la generación anterior de integradas HD4000, hay un aumento de hasta el 95% en la tasa de cuadros por segundo en juegos actuales, lo que implica que son prácticamente el doble de rápidas que sus predecesoras integradas en los procesadores Intel Core de 3ª Generación (Ivy Bridge) Por su parte las APU AMD A10-5800K con AMD Radeon HD7660D, en su propio terreno debido a la diferencia evidente de precio, caen por debajo de los nuevos Haswell en la mayoría de escenarios con mejoras del 5 al 40% en la plataforma Intel en función del juego, siendo todavía superiores a los últimos Intel HD4600 que integran muchos de los Core de 4ª generación.

Y lo cierto es que ya era hora de que Intel se pusiese las pilas, aunque lo cierto es que no esperaba que lo hiciesen a este nivel. Intel Iris Pro, y por lo tanto Intel Core Haswell son ya más rápidas y efectivas en el apartado gráfico que los homólogos de la competencia, teniendo en cuenta que ambas plataformas han sido optimizadas para maximizar la autonomía de los equipos portátiles y mejorar la eficiencia energética de los sobremesa. Minipunto y punto para Intel, ¿reaccionará AMD con sus próximas APU Vishera con Radeon HD8000?

Video: LowyatTV

Acerca de Luis Coves

Designer.Gamer. Geek. Lazy. Home chef. Xboxliver. Dirijo Hercios.es y cuando me acuerdo escribo sobre tecnología y Gaming.