Para AMD las APUs de serie A son el futuro

Fue corto pero intenso; el idilio de AMD con la serie FX parece estar llegando a su fin, o eso dejan entrever los Roadmaps de la compañía para los próximos años, en los que no figuran estas unidades. AMD FX surgió como la apuesta de AMD a favor de los equipos de alto rendimiento, con espectaculares velocidades de reloj, superiores a 4GHz, una gran capacidad de overclocking y hasta 8 núcleos, que los convertían de facto en los primeros procesadores octa-core de sobremesa para usuarios domésticos. A pesar de un comienzo complicado al mostrarse en los primeros benchmarks un rendimiento netamente más bajo que el de la plataforma rival (Intel Core) y unos TDP de auténtico susto (125W nada menos) la plataforma que evolucionó desde Bulldozer a Vishera se estaba ganando cierta fama, aunque ante el panorama actual la popularidad de la serie FX no es suficiente para que cuente como via rentable para el fabricante.

KaveriPerf

Los roadmaps de AMD muestran que las nuevas APU Serie A de tercera generación Kaveri comenzarían a aparecer a principios del próximo año con los núcleos Steamroller y GPUs integradas Radeon HD 8000 con arquitectura GCN. Adicionalmente también comienzan a surgir detalles de Carrizo, futura sucesora de la plataforma Kaveri que utilizará núcleos Excavator en su CPU, y GCN para las GPUs integradas en el mismo encapsulado. La experiencia en el mercado parece haber hecho que el fabricante centre sus esfuerzos en desarrollar este tipo de unidades, que mezclan CPU multinúcleo y unidades gráficas de gran rendimiento, y que se muestran como la clave en un mercado cada vez más dominado por ordenadores portátiles ultraligeros (y económicos) y equipos “All-in-One” que carecen del espacio para montar tarjetas gráficas dedicadas, dejando a los incomprendidos FX en estado “MIA” (Missing in Action).

Pero ¿Por qué deshacerse de FX? Kaveri supone un salto bastante importante en rendimiento para la serie A de AMD con respecto a la actual hornada de APUs, gracias a los núcleos Steamroller que desarrollan más rendimiento por vatio, y a las GPU Radeon Graphics Core Next que permiten al usuario utilizar aplicaciones y juegos más exigentes sin tener que recurrir a una tarjeta dedicada. Su rendimiento, si bien por debajo de los procesadores más potentes del mercado, comienza a acercarse al de la serie FX, superándola por ejemplo en tareas single-threaded. Las nuevas APU Kaveri ofrecen también soporte para PCI Express 3.0, mientras que las CPU FX, ancladas en el socket AM3+ están limitadas por chipsets más “anticuados” (970, 990x y 990FX) que solo soportan PCI-Express 2.0, y ofrecen menor conectividad. La tendencia a mantener las APU actualizadas olvidándose de la que a priori debería ser la plataforma estrella de la compañía es un indicativo claro de hacia donde se enfocan los esfuerzos de AMD para estar en la cumbre. Este detalle es más obvio cuando examinamos a la competencia, que desde hace unos años integra ya gráficos cada vez más avanzados en casi toda su línea de procesadores Core, incluida la gama para entusiastas y usuarios avanzados, siendo Haswell el exponente más claro en este sentido, ofreciendo las excelentes GPUs Iris Pro en procesadores selectos de su catálogo. Ante este movimiento es de esperar que una compañía como AMD, segunda en discordia por el trono de mayor fabricante de GPUs reaccione con contundencia y de prioridad a sus “Combos” de CPU+GPU.

Developers: The Heart of AMD Innovation

Parece que la decisión de matar FX, cruel a simple vista, es la más viable desde el punto de vista comercial para AMD, centrándose en su arquitectura “Heterogénea” (HSA) para conseguir todas las ventajas de una GPU dedicada en un mismo encapsulado de manera que todo se comporte como una sola unidad. A AMD le queda todavía un trecho complicado para medirse en el segmento de altas prestaciones con Intel, pero por difícil que sea, el camino que han tomado se antoja el más acertado para hacerlo. FX desafortunadamente sufre de un rendimiento inferior al deseado en entornos típicos por fallos esenciales de diseño, de los que las decisiones de AMD a la hora de definir la plataforma fueron culpables al enfocar FX a entornos que, según un artículo publicado en los blogs de la compañía en 2011, “creemos que nuestros clientes usan”. En este paradigma, AMD orientó la arquitectura a alcanzar mayores frecuencias para mejorar el rendimiento en tareas intensivas con aplicaciones multi-hilo “de nueva generación”. Centrarse en un mercado distinto, más orientado al “usuario de a píe” puede dar al fabricante el empuje que necesita para llevar a sus APU a un nuevo nivel, y volver a la cumbre, donde pertenece.

El presente para AMD sigue dividido en dos partes: sus APU, y su serie de CPUs de altas prestaciones AMD FX, y aunque esta última parezca condenada a quedarse en un segundo plano, sigue siendo a día de hoy una alternativa más que aceptable para montar equipos de gran rendimiento si el presupuesto nos preocupa y/o no queremos recurrir a los procesadores de Intel. Las nuevas CPUs Vishera (sucesor de Bulldozer) FX-8320 o FX-8350 son dos buenas alternativas si buscamos un nuevo procesador para estas navidades y AMD es vuestra opción predilecta, ya que se pueden encontrar en rangos de precio desde los 130 a los 160 Euros.

Acerca de Luis Coves

Designer.Gamer. Geek. Lazy. Home chef. Xboxliver. Dirijo Hercios.es y cuando me acuerdo escribo sobre tecnología y Gaming.